Que sigue despues del movimiento femenino del 9?

Lo ocurrido el día 9 es algo grandioso que sin duda ha marcado historia: pésele a quien le pese.

Fué un parteaguas que derivó consecuencias más allá de una mera demostracióon de fuerza femenina ante una convocatoria que removió un conjunto de efectos que han venido lacerando por décadas, la dignidad e integridad de la mujer.

Son los antecedentes adversos que preceden a éste momento histórico que trascendió fronteras exponiendo la realidad que enfrentamos muchas en México.

Podrán gritar a los cuatro vientos desde una isla del poder, sus versiones machistas en aras de minimizar un acontecimiento auténtico, como si se tratara de un asunto confrontacional en un “medir fuerzas ” con quienes evaden en contraparte, su responsabilidad ante las cifras rojas que marcan las estadisticas de feminicidios y, desaparecidas.

La realidad que se vivió el día 9 fué a los ojos del mundo, que mediante las redes y versiones digitales de los Medios internacionales testimoniaron lo dicho con los videos y trasmisiones en vivo de una marabunta femenina que dio muestras de estar decididas y dispuestas a reclamar justicia, No más violencia, no asesinatos y no desaparecidas.

El mensaje fué contundente y debe implicar una revisión de las políticas públicas y de las instituciones que se encuentran en  la obligación de garantizar la seguridad y de establecer las condiciones para que una vida sin violencia deje de ser una aspiración para convertirse en una realidad

Fueron cientos de miles de gritos de urgencia de un suelo básico, sencillo pero poderoso, que debe ser la línea de salida para avanzar en la reconstrucción del tejido social, que de pié a desmontar toda una cultura machista que por décadas, ha normalizado la violencia, hasta que sus niveles y barbarie hicieron imposible ocultarla y no reaccionar ante ella.

¿QUÉ SIGUE?

El fin de semana trascurrido del 7 al 9 de marzo fue un llamado urgente a tomar acción como sociedad, a despertar conciencias, a no voltear la cara como si nada ocurriera, exige hablar de feminicidios y poner un alto, nos lleva a evolucionar y reconstruir aquello que no nos está permitiendo avanzar.

Más allá de juzgarnos, señalar culpas y dividirnos, es tiempo de actuar con responsabilidad por todo lo que viene pasando en nuestro país. Hagamos un ejercicio de reconciliación entre tod@s los mexican@s; reflexionemos,

Propongamos acciones constructivas en honor a quienes ya no están entre nosotr@s, que su ausencia, lastimosamente arrancada con violencia, no quede en el olvido.

Ahora toca exigir con esa misma fuerza, la conformación de una real agenda pública de compromisos y soluciones Es tiempo de concretar. Ya saben que es lo que nos duele a las mujeres. También sabemos cual es el dolor que HOY les aqueja.Y. es haberles ganado la iniciativa y demostrarles de que lo que somos capaz las mujeres, cuando el dolor nos unifica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s