Falta de identidad, es de lo que adolece Guaymas.

Edificio del Banco de Sonora en uno de los tantos intentos políticos, por su rescate histórico.

Se díce que «toda la sociedad debe conocer su historia para conservar su identidad»

por eso es de vital importancia la defensa de nuestra verdadera esencia, las raíces de origen, la historia y , nuestro sentido de pertenencia 

La pérdida de identidad también se refleja hoy en día, en la indiferencia de una sociedad que le da lo mismo ver el abandono y el deterioro de edificios que en el siglo pasado fincaron una raíz de mejores épocas, del auge económico que se desarrolló en el puerto de Guaymas con capitales extranjeros, alemanes, chinos y otros, que visualizaron la importancia y riqueza natural del puerto.

Hoy, en este importante puerto de Sonora, se desmorona a pedazos el auténtico ejemplo que tenemos de esta corriente arquitectónica,  introducida en Estados Unidos, por el nativo guaymense, ALberto Pissis,  seguramente diseñado por él, como un tributo a su ciudad de nacimiento.

Para tristeza nuestra, la sociedad sonorense y, particularmente los originarios de Guaymas, ven al pasar los días como el edificio se cae a pedazos,  inmersos en esa amarga desmemoria que se traduce en indiferencia y que, plantados en esa inercia política y social, solo permanecen observadores de la destrucción de su identidad y pasado.

ASÍ LUCE ACTUALMENTE, Ya sin la cúpula, que resultó mayormente deteriorada durante el huracán Newton. Lejos de restaurarla, optaron por retirarla del edificio en abandono, propiedad del negocio de empeño, MONGE PIO..

Durante las administraciones municipales de la más reciente década, no se logró ni siquiera una gestoría cercana que los llevara al encuentro de una solución con la que se pudiera rescatar el citado inmueble contruído en 1908, a pesar de que varios de los alcaldes, retomaron en campaña el banderin político prometiendo el rescate del mismo , sin mejores resultados.

El Banco de Sonora fue una réplica casi exacta al Banco Hibernia que diseñó el arquitecto guaymense, Albert Pissis en San Francisco, California en 1892. Tampoco esa iniciativa de un nativo porteño, fué razón y motivo de orgullo, para que la sociedad guaymense reclamara esa identidad.

“Durante largos períodos, el inmueble estuvo desocupado o pasó a otras manos. Sucesivamente fue sede de la Oficina Federal de Hacienda en Guaymas, también estuvo en poder de la familia Dávila, se arrendó al gobierno estatal para establecer ahí la Secretaría de Turismo, se rentó después al Multibanco Comermex y finalmente pasó a la empresa “El Monge Pío”, del Sr. Miranda Monge, actual propietaria de ese edificio.”

A pesar del abandono y del deterioro natural por el transcurso de los años, que son casi cien , el edificio continúa siendo uno de los más bellos que hay en Guaymas. Es un edificio único que forma parte del patrimonio cultural de éste puerto.

Es lamentable que las autoridades no lo vean así, es patrimonio de la ciudad y deberían estar orgullosos de que en el pasado fue construído por el Ing. Eduardo Gaxiola, ex presidente municipal y diseñado por un distinguido nativo del mismo lugar, el arquitecto Alberto Pissis, quienes le dieron realce y lo distinguieron como un gran puerto . Ese es su genuino valor histórico.

No hay ni la voluntad política ni la querencia al terruño, mucho menos el compromiso con una sociedad que debiera promover el rescate no solo del antiguo edificio del banco de Sonora, sino de muchas otras construcciones de mejores épocas que hoy muestran deterioro, el abandono y, la ausencia de iniciativas tendientes a rescatar el valor histórico y cultural de éste Puerto.

Edificio del Hibernia Bank, en San Francisco, obra arquitectónica construída por el nativo guaymense, Ing Alberto Pissis , actualmente sigue siendo una joya de orgullo en la ciudad estadounidense .

” Es increíble que su edificio hermano, el Hybernia Bank en  San Francisco, que fue construido en 1892, sufrió casi la destrucción completa por el terremoto e incendio de la ciudad en 1906,  y en uno de sus últimos alientos, Pissis lo reconstruyó con devoción, hoy  día  se conserva como una joya que adorna la ciudad de San Francisco. “

Hasta cuando la sociedad porteña rescatará su identidad y dignidad histórica !

Ya es tiempo de dar esos pasos, pero sin duda, ello refleja la gran ausencia de auténticos liderazgos que promuevan esas iniciativas, pero ante todo, la defensa de su rica historia que a resumidas cuentas es el valor cultural que dignificaría a este depreciado puerto y, sería un filón de aportación para el sector turístico que puede engrandecer el valor del golpeado Puerto.

En su mejor época y, reciente construcción. 1908.

lacolumnadelina@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s